yo vi en reino de olores que presidía entre comunes flores la deidad de la rosa, y era su emperatriz por más hermosa;
yo en esas cortes bellas de la inquieta república de estrellas, vi en el lugar primero por rey de las estrellas el lucero;
yo vi entre piedras finas de la docta academia de sus minas preferir el diamante, y ser su emperador por más brillante;